fbpx
Visit Us On FacebookVisit Us On LinkedinVisit Us On Twitter

Prepara tu declaración anual y recibe este nuevo año sin complicaciones

Home Blog Prepara tu declaración anual y recibe este nuevo año sin complicaciones

Estamos cerca del momento del año en el que no habrá marcha atrás sobre el trabajo de los últimos 365 días. Fecha que empata también con el fin de año fiscal y contable para las empresas, dándonos la base para la presentación de la declaración anual.

El fin de año es un momento estresante en varios sentidos pues es el momento en donde nos percatamos si logramos las metas establecidas para el presente año, se busca entender porque si o porque no ocurrieron, planear el siguiente año, asegurarnos que toda la información que se le presentará a la autoridad esté correcta y sobre todo revisar que todos los números hagan sentido entre sí.

Para entender la importancia de la famosa declaración anual, es importante entender cómo funciona. Por principio de cuentas hay que entender que la lógica detrás de esta no cambia sin importar que seamos personas morales (empresa) o físicas con actividad empresarial (personas que no han constituido una empresa), lo único que cambia son los meses en que tenemos que hacer nuestras declaraciones (marzo para las personas morales y abril para las personas físicas). Para facilitar lo que quiero explicar en este momento usare como ejemplo únicamente los tiempos y reglas de las personas morales.

Durante todo el año se presentan declaraciones de forma mensual, en dichas declaraciones, como su nombre lo indica; se le expresa a las autoridades fiscales (SAT) en esencia 3 cosas:

• Ingresos por ventas e ingresos ajenos a ventas
• Salidas de dinero por compras de cualquier concepto
• El cálculo de impuestos a propósito de los dos puntos anteriores

En este momento no entraremos al detalle de cómo se calculan dichos impuestos. Pero sí haremos la puntualización de que para poder hacer uso de los beneficios fiscales por nuestras compras, estas deben de reunir ciertas características. La más importante y famosa de ellas es la factura.

Dichas presentaciones tienen una característica importante y es el hecho de que son provisionales para el caso del Impuesto Sobre la Renta (ISR), esto significa que al finalizar el año se hará un recálculo para saber si pagamos demás o de menos. En ambos casos se hace una compensación, ya sea de nuestra parte hacia el SAT o viceversa. Durante los siguientes párrafos se entenderá mejor este concepto de provisionalidad.

Cuando nosotros hacemos una declaración anual ocurren dos cosas muy importantes:

1. Se determina el monto real de ISR que debemos pagar por el año cerrado
2. Se determina una variable muy importante llamada coeficiente de utilidad. Dicha variable está en función del año que acabamos de cerrar pero afecta al año siguiente.

Esto quiere decir que si el coeficiente de utilidad es alto, el siguiente año tendremos que pagar más dinero de impuestos de manera mensual.

Es MUY importante recalcar que esto no quiere decir que el gobierno nos este robando o incentivando a no vender. Puesto que al final del año se hará una declaración anual en la cual se determine el monto real de ISR que se debe pagar por ese año.

Es decir, se sumarán todos los montos mensuales que se pagaron y dependiendo del resultado de la declaración anual se determina si debemos pagarle más dinero al SAT o si este nos tiene que regresar dinero a nosotros.

Como podrán notar a pesar de que al final nuestra empresa siempre pagará lo justo y no más, sí hay un hecho muy importante a recalcar. Mes a mes nuestra tesorería se verá afectada ya que entre más dinero pague de impuestos de forma mensual menos dinero habrá para materia prima, sueldos, inversiones, etc.

Con esta explicación ya nos podemos ir haciendo una idea de lo importante que es la declaración anual, ya que esta impacta tanto el año en cierre como el año siguiente ¡completo!

Por lo que es MUY recomendable tener a financieros y contadores al momento de preparar la declaración anual, ya que afecta a la planeación de todos los demás departamentos de la empresa. También es importante recalcar el hecho de que un contador y un financiero no hacen lo mismo y deben de trabajar en conjunto.

La preparación para la declaración anual debe empezar durante noviembre y los movimientos que se vayan a hacer no pueden realizarse más allá del último día de diciembre ya que de lo contrario no contaran para el año que se está cerrando.

Dependiendo de la preparación que los financieros/contadores marquen (si lo que buscan es bajar el coeficiente de utilidad), el fin de año se convierte en el momento del año para gastar en lo que has traído en mente durante los meses anteriores. Cursos para el equipo, desarrollo de software, consultoría, etc.

Solo recuerda que las inversiones en maquinaria, materia prima de almacén, autos y ese tipo de cosas no ayudarán a mejorar el coeficiente de utilidad.

¿Tienes dudad sobre la declaración anual? Contáctanos y con mucho gusto te asesoraremos para que recibas este nuevo año sin complicaciones.

Posted in SAT

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *